El « burnout materno » o mamás agotadas de tratar de ser perfectas

« La buena madre » por Karl Gottlieb Lück

Todo el mundo lo sabe, las madres son tiernas, comprensivas y aguantadoras. 

Y si no, hay miles de textos que les explican muy bien cómo ser madres hoy en día. Textos sobre las mejores maneras de educar sin sofocar; de cómo amar sin ablandarse ante los caprichos; de cómo equilibrar trabajo y familia; de cómo combinar responsabilidad y juego en la vida de los chicos; de cómo alimentar equilibradamente. En fin, de cómo llegar a ser lo mejor de lo mejor cuando se es madre.

Lo que se dice poco es que ser madre es una de las actividades más difíciles del universo.

Lo difícil no son los hijos, es todo lo demás alrededor.

En general la vida con hijos es muy divertida, los niños son maravillosos y nos obligan, sin quererlo, a descubrir zonas de felicidad, cosas del mundo y facetas de uno mismo, que sin ellos alcanzaríamos rara vez.

El problema son las expectativas. Las madres sabemos lo que se espera de nosotros: paciencia, amor y resiliencia (aguante), y también más amor y más paciencia y más limpieza de vajilla y más almuerzos y más paciencia y más resiliencia y más platillos en el refri, y más paciencia y más amor y claro, también satisfacción personal, sexual y monetaria…

Así es, no hay vuelta de hoja.  Y por supuesto, como así es, no conozco a madres quejosas (aparte de mi por supuesto)…

Si las madres están cansadas, al borde de una crisis de nervios y tratando de no hablar de lo que no les gusta, no es porque hay mucho (o demasiado) que hacer, es porque algo están haciendo mal. Ya sea que no toman tiempo suficiente para ellas mismas o que no hacen suficiente pilates o yoga. O las dos.

A ese cansancio extremo  y al estrés relacionado con el simple hecho de ser madre se le define como « burnout materno ». Y aunque inaceptado, es común.

Violaine Guéritault, habla de este fenómeno en su libro “El cansancio emocional y físico de las madres” (La fatigue émotionnelle et physique des mères : Le burn-out maternel). 

La fatigue émotionnelle et physique des mères : Le burn-out maternel

La fatigue émotionnelle et physique des mères : Le burn-out maternel

En general, las madres hacen las cosas sin quejarse porque las madres son así.

De hecho, estoy segura que de entre las que lean este texto, pocas estarán de acuerdo con lo que escribo. Sé que pocas se sentirán sofocadas al punto de coincidir conmigo.

Aún así, tengo amigas y conozco muchas otras madres que quieren ser las mejores y no pueden.

Para todas ellas, lo siento, no tengo soluciones sólo una frase : « No están solas ».

Otros textos al respecto :

https://asociacionitaca.wordpress.com/ 

http://blogs.elpais.com/mamas-papas/2015/08/la-maternidad-me-supera.html 

 

Laisser un commentaire

Entrer les renseignements ci-dessous ou cliquer sur une icône pour ouvrir une session :

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l’aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s